« Los robots y la guerra | Inicio | Guerra Civil: Francisco Franco, una anécdota »

03/03/05

Comentarios

pepe penas

Gracias por la dedicatoria a José.
Un abrazo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.