« verano, sexo, fantasia | Inicio | Erwin Panofsky, el mito de Cupido »

25/06/05

Comentarios

Roberto Zucco

Esas sensaciones quedarán para siempre grabadas en nuestros recuerdos. Forman parte de nuestro presente. Somos su consecuencia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.